La Cabaña de la Granja en los Jardines era originalmente parte de una granja que solía estar aquí. El cobertizo se usaba para golpear con la ayuda de un burro, un caballo o un poni que caminaba en círculos todo el tiempo.

Más tarde, la familia Ruys mantuvo sus caballos aquí. El cobertizo también se usó para el vivero para preparar plantas para exportación (Estados Unidos y otros países). En el invierno fue utilizado para injertos y esquejes.

Hoy en día, el cobertizo se utiliza para diversas actividades, como exposiciones, fiestas, reuniones de negocios, almuerzos, etc. La habitación todavía tiene el aspecto de un establo dentro con sus vigas transversales. Se ha instalado una nueva cocina y se pueden llevar a cabo reuniones de 30 a 60 personas, dependiendo de la configuración.